support_agent
phone_in_talk Llamanos
phone Te llamamos
mail_outline Servicio al usuario
fact_check Especialidades

Todo sobre la hidrocefalia en niños y adolescentes


¿Qué es la hidrocefalia?

La hidrocefalia se presenta cuando hay una acumulación de líquido en las cavidades que se encuentra al interior del cerebro, llamadas ventrículos. Esto aumenta la presión ejercida sobre el cerebro y puede lastimar el tejido y causar pérdida de la función cerebral.

Aunque esta afección se puede presentar a cualquier edad, es más común en los primeros años de vida y en adultos mayores.

El manejo quirúrgico en los pacientes que sufran de hidrocefalia puede restaurar los niveles normales del líquido cefalorraquídeo.


¿Cuáles son los síntomas de la hidrocefalia?

Los síntomas varían según la edad de los pacientes:

Síntomas en los infantes

o Cabeza anormalmente grande.

o Aumento rápido del tamaño de la cabeza.

o Endurecimiento de la fontanela.

o Vómito.

o Somnolencia.

o Irritabilidad.

o Convulsiones.

o Ojos fijos hacia abajo.

o Pobre respuesta al tacto.

Síntomas en los niños y adolescentes

o Dolor de cabeza.

o Visión borrosa o doble.

o Ojos fijos hacia abajo.

o Somnolencia o letargia.

o Nauseas o vómito.

o Inestabilidad.

o Pobre coordinación.

o Pobre apetito.

o Convulsiones.

o Incontinencia urinaria.

o Irritabilidad.

o Cambios de personalidad.

o Bajo desempeño escolar.

¿Qué lo causa?

La hidrocefalia es un desbalance entre la cantidad de líquido producido y la cantidad que se absorbe al torrente sanguíneo.

El líquido cefalorraquídeo se produce en el tejido que normalmente recubre los ventrículos cerebrales y fluye por los canales que los conectan. Posteriormente este líquido se dirige al espacio que rodea el cerebro y a la médula espinal, en donde se absorbe por los vasos sanguíneos en la base del cráneo.

Este líquido es muy importante en el cuerpo, dado que permite que el cerebro flote en él, disminuyendo su peso real. También provee amortiguación en casos de daños y remueve los productos de desecho.

La hidrocefalia se presenta cuando se obstruyen algunos de los canales por los que fluye este líquido, generando alteraciones en la absorción del mismo o causando exceso de producción del líquido cefalorraquídeo.

Dentro de los motivos por los que la hidrocefalia se puede presentar en el nacimiento, se encuentran:

· Un desarrollo anormal del sistema nervioso central.

· Presentar un sangrado intraventricular en el nacimiento.

· Tener infecciones congénitas durante el embarazo.

Complicaciones en los niños que sufren de hidrocefalia

La hidrocefalia puede producir discapacidades intelectuales, del desarrollo y físicas, si no se trata. También puede llegar a poner en riesgo la vida.

Los casos menos graves, una vez son tratados, pueden producir pocas o ninguna complicación, de ahí la importancia de diagnosticar esta afección de manera temprana.

¿Cómo sé si mi hijo tiene Hidrocefalia?

Durante el embarazo, en las ecografías de control prenatal, el médico puede observa aumento del líquido en los espacios ventriculares del cerebro, así como también puede revisar el tamaño de la cabeza del bebé.

Recién nacido, en los controles de crecimiento y desarrollo del niño, su pediatra le medirá la circunferencia de la cabeza, le valorará la fontanela anterior (punto blando que se puede palpar justo detrás de la frente del bebé). Esta tenderá a ser más amplia y tensa.

Dentro de los síntomas de comportamiento podemos tener irritabilidad, llanto persistente, náuseas y que los ojos del bebé se orientan hacia abajo.

Es importante llevar a tu bebé a las consultas de crecimiento y desarrollo, donde el médico puede detectar problemas como la hidrocefalia y enviara las imágenes diagnósticas necesarias para confirmar cómo se debe proceder.

Imágenes diagnósticas

Ecografía Transfontanelar: sólo se usa en niños que presenten fontanela abierta. A través de ondas de ultrasonido de alta frecuencia se producen imágenes. Es un procedimiento no invasivo de bajo riesgo y con el que se puede realizar un diagnóstico de forma prenatal.

Tomografía Computarizada: con tecnología de rayos X se obtienen ‘cortes’ del cerebro. El procedimiento es rápido e indoloro, pero requiere de la colaboración del paciente por lo que en algunos niños se requieren sedación leve para obtener las imágenes. Se utiliza principalmente en escenarios de urgencia.

Resonancia Magnética: se utiliza un campo magnético para producir imágenes 3D de alta calidad. Es indoloro, pero involucra ruidos fuertes y estar un tiempo prolongado en completa quietud, por lo que este examen suele realizarse bajo sedación.

¿Cómo se trata la hidrocefalia?

Se utiliza un procedimiento quirúrgico llamado derivación ventricular. Su realización es rutinaria dentro de los departamentos de neurocirugía y consiste en introducir un sistema de drenaje interno. Se trata de un tubo flexible y largo que puede o no incluir una válvula que regula la presión de drenaje.

Uno de los extremos se coloca al interior de uno de los ventrículos del cerebro y el tubo se tuneliza por debajo de la piel, hasta otro compartimiento en donde el líquido puede ser absorbido más fácilmente, como el abdomen o una de las cavidades cardiacas.

Las complicaciones más asociadas al procedimiento son disfunción del sistema por obstrucción, migración o infección de este líquido, que puede derivar en una intervención adicional para revisión y cambio del sistema.


Autor: Dra. Laura Parrado, Fellow de Neurocirugía.