Como cuidar a mi bebe, Prevención de accidentes en casa

Cada día es una nueva aventura para nuestros niños. Su capacidad de asombro, su curiosidad, su estado de desarrollo y el aumento de su independencia los lleva a vivir nuevas aventuras, retos y a descubrir el mundo que los rodea, a través del juego. Por eso es natural que ellos corran, salten, quieran examinar objetos y nuevos lugares; así, continúan con su proceso de crecimiento.

Es importante tener presente que dependiendo del estado de desarrollo del niño y el no ser conscientes de las consecuencias de sus acciones, los puede llevar tomar conductas de riesgo y a quedar expuestos a situaciones peligrosas que pueden generar lesiones de diferentes tipos de gravedad.

Muchos niños experimentan accidentes en casa y alrededor de esta, cada año. Según datos del Informe Mundial sobre prevención de las lesiones en los niños (OMS, 2008) las causas principales de muerte por lesiones son: ahogamiento, quemaduras, caídas y las intoxicaciones. El hogar es el lugar donde se presentan la mayoría de los accidentes.

Los adultos, son las personas encargadas de criar, educar, guiar y acompañar a estos seres tan especiales durante su proceso de crecimiento, por medio de la comunicación en diferentes formas dentro del hogar.

El hogar es el escenario de refugio y de afecto, fundamental para el desarrollo de vínculos y relaciones familiares, un entorno protector y potenciador de la buena salud. Por lo tanto, es importante buscar mejorar los ambientes físicos de la vivienda para disminuir y controlar los riesgos asociados a condiciones que puedan favorecer la ocurrencia de accidentes.

Con el fin de proteger la salud y la calidad de vida de nuestros niños, es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones:

• Tener una supervisión permanente sobre los niños en cualquier lugar donde existan riesgos. No dejarlos solos en la casa o en cualquier lugar del hogar.

• Revisar con frecuencia los lugares donde permanecen los niños los niños, con el fin de identificar posibles riesgos.

• Fortalecer la enseñanza sobre seguridad y prevención de accidentes con los padres, cuidadores y otros miembros del hogar.

• Promover tiempos compartidos en familia, donde se enseñen a los niños (de acuerdo con su edad) a realizar ciertas actividades en condiciones seguras.

• Hablar con todos los miembros de la familia sobre los riesgos de accidentes en casa, sobre normas de seguridad y de autocuidado.

• Evitar asignar tareas a los niños que son propias de los adultos, como cuidar de hermanos o de personas menores, cocinar o manejar herramientas peligrosas.

• Mantener una comunicación abierta, clara y con respeto cuando ocurra un accidente, con el fin de buscar aprendizajes y compromisos con el fin de evitar repetir situaciones de riesgo.

• Promover la confianza de nuestros niños, pero reconociendo sus capacidades de acuerdo con su edad y estado del desarrollo.

Recuerda: la mejor prevención es la supervisión permanente de un adulto responsable