“Hablemos de prevención” Prevención de accidentes en casa

 

Cuando tenemos niños en casa, debemos tener mucho cuidado con sus actividades y con todo lo que hay a su alrededor. Su capacidad de asombro, curiosidad, estado de desarrollo y aumento de independencia los lleva a vivir nuevas aventuras y a descubrir el mundo de diferentes formas.

Por eso, en medio de su crecimiento se debe estar atento a los riesgos que puedan tener y prevenir los posibles accidentes. A continuación, algunas recomendaciones para prevenir caídas, quemaduras, intoxicaciones y asfixias en casa.

 

Prevención de Caídas

Las caídas con una causa frecuente de lesiones producidas en el hogar, mucho más en niños pequeños. Los sitios más propicios para caídas caseras son: escaleras, ventanas sin protección, pisos lisos o mojados, objetos mal ubicados en algunas partes de la casa.

 

Dentro de las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes se encuentran:

· Colocar protecciones en las ventanas y balcones mediante barandillas o rejas.

· No dejar solo al niño sobre un mueble.

· Vigilar a los niños cuando se encuentren en el coche, cuna, camas, sillas de comer o en cualquier superficie que tenga una altura.

· Colocar puertas o rejas de seguridad en las escaleras. Evitar que los niños jueguen o corran por ellas.

· No colocar muebles u objetos cerca de ventanas o balcones donde los niños se puedan subir.

· Tener una adecuada iluminación en habitaciones, pasillos y escaleras.

· Limpiar adecuadamente los pisos para evitar que los niños se resbalen.

· Mantener el piso libre de objetos con los que los niños se puedan tropezar o perder el equilibrio.

· Mantener el piso seco y con tapetes antideslizantes, si el piso es liso.

 

Prevención de quemaduras

El 90% de los accidentes relacionados con quemaduras ocurren en el hogar, las más frecuentes se presentan por contacto con líquidos calientes. Durante los primeros meses del niño, las quemaduras se asocian al baño y a la toma de alimentos.

Cuando van creciendo, el riesgo asociado al ingreso a la cocina por la preparación de alimentos aumenta. Otros mecanismos de quemaduras son las generadas por fuego, por electricidad y por contacto con líquidos inflamables. Además de las físicas, este tipo de accidentes pueden dejar secuelas estéticas, funcionales y psicológicas.

 

Dentro de las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes se encuentran:

 

Quemaduras por líquidos calientes:

· Probar la temperatura del agua antes de bañar a los niños, el codo por ser una zona más sensible al calor es una parte más confiable que las manos para hacerlo.

· Retirar objetos eléctricos cerca de la bañera.

· Vigilar y revisar la temperatura de los alimentos y bebidas antes de dárselas al niño.

· Evitar la entrada de los niños a la cocina, más aún cuando se está cocinando.

· Girar los mangos de sartenes y ollas para que no sobresalgan de la estufa o de los muebles de la cocina.

· Tener muebles fijos e inmóviles en la cocina que eviten el movimiento de recipientes que puedan contener alimentos calientes.

· No dejar sillas o muebles cerca del niño, los puede utilizar para subir.

 

Quemaduras por electricidad:

· Evitar tener enchufes, cables y electrodomésticos en mal estado.

· Instalar en los enchufes dispositivos de seguridad específicos.

· Evitar realizar actividades como instalación de enchufes o de cableado en presencia de los niños.

· Evitar tener aparatos eléctricos conectados en sitios donde el suelo pueda estar húmedo o donde el niño pueda estar descalzo.

· Evitar el acceso por parte de los niños a dispositivos con conexiones de enchufes múltiples y extensiones.

 

Quemaduras térmicas (por fuego u otras fuentes de calor):

· Instalar detectores de humo en el hogar.

· Mantener a los niños alejados de objetos como cigarrillos, velas, fósforos y líquidos inflamables.

· Evitar dejar velas o velones prendidos cerca de objetos de rápida combustión y de fácil acceso a los niños.

· Mantener a los niños lejos de fuentes de calor y de luz como lámparas, planchas, aparatos de calefacción.

· Evitar tener pólvora dentro de la casa.

 

Prevención de Intoxicaciones

Las intoxicaciones, son otra causa común de accidentes en casa. Son más frecuentes por ingestión, pero también se puede dar por inhalación o por contacto. Los productos más relacionados con dichos eventos son: medicamentos, venenos, perfumes y productos de limpieza.

Las intoxicaciones causan efectos más severos en niños que en adultos porque son más pequeños y los efectos aparecen más rápidamente. Dentro de las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes se encuentran:

· Tener un adecuado almacenamiento de medicamentos, productos de limpieza, pinturas, plaguicidas y bebidas alcohólicas entre otros, siempre en su envase original, en sitios cerrados con llave, fuera de la vista y del alcance de los niños.

· No almacenar alimentos en el mismo lugar que productos de limpieza o venenos.

· Nunca guardar una sustancia potencialmente tóxica en un envase o recipiente diferente al original, sin identificación o en envases de bebidas o alimentos que puedan llamar la atención de los niños y confundirlos.

· Verificar que los envases de medicamentos y productos del hogar tengan cierres resistentes a los niños.

· Revisar las etiquetas de los medicamentos antes de administrarlas a los niños, nunca automedicarlos y confirmar con el pediatra la dosis adecuada para la edad y el peso del niño.

· Tratar de no tomar medicamentos delante de los niños y no dejarlos al alcance de ellos.

· Evitar tener plantas que puedan ser tóxicas dentro de la casa.

 

Prevención de asfixia

Los accidentes producidos por asfixia se pueden presentar por sofocación, por obstrucción o por accidentes con el agua. Dentro de las principales recomendaciones para evitar este tipo de accidentes se encuentran:

· No dejar solo al niño en la bañera y mantenerlo vigilado.

· Vaciar todos los recipientes (como baldes, platones o bañeras) después de utilizarlos y colocarlos boca abajo.

· Mantener cerradas las puertas de los baños y las tapas de los inodoros.

· Mantener a los niños lejos de sitios donde haya acumulación de agua como piscinas, tanques y pozos.

· Vigilar continuamente a los niños cuando se haga uso de piscinas.

· Acostar a los bebés y niños pequeños a dormir boca arriba, para las siestas y la noche.

· Evitar dormir junto a los bebés y niños pequeños, por el riesgo de asfixiarlos.

· Cubrir a los niños en la cama con cobijas o sábanas que se ajusten bien.

· Evitar el acceso a lazos, cordones, correas u otros materiales similares que puedan enredarse.

· Las bolsas de plástico deben ser almacenadas en un lugar seguro fuera del alcance de los niños, no se debe permitir que jueguen con ellas.

· Evitar que los niños pequeños jueguen con objetos pequeños que puedan colocar en su boca o en la nariz.

· Tener especial cuidado con el consumo de alimentos como frutas con semillas o alimentos con los que, por su forma y tamaño los niños se puedan atorar.

 

Recuerda: La mejor prevención es la supervisión permanente de un adulto responsable