Mi hijo está amarillo – que es la Ictericia

La ictericia es el color amarillo de la piel, las escleras (la parte blanca del ojo) y las mucosas que presentan la mayoría de los recién nacidos, en grados variables.

Este puede ser un proceso normal, que generalmente no causa problemas, pero también puede ser la manifestación inicial de una enfermedad. Para poder diferenciar si la ictericia es normal o anormal se realiza la valoración del médico general o el pediatra, especialmente entre el 3er y 5to día de vida del bebé.

La ictericia suele aparecer primero en el rostro, luego va descendiendo y puede llegar hasta el abdomen o las piernas del bebé, y generalmente desaparece por si sola.

Siempre antes del egreso de la clínica, luego del parto, el recién nacido será valorado para descartar que presente ictericia y en algunos casos se realizará una medición transcutánea (sin pinchar al bebé) para conocer el nivel de bilirrubina.

¿Por qué se produce la ictericia en los recién nacidos?

Ocurre cuando una sustancia llamada bilirrubina se acumula en la sangre del bebé. Este acúmulo de bilirrubinas se produce tanto por inmadurez del funcionamiento del hígado, como por la mayor concentración de glóbulos rojos que tienen los recién nacidos en su sangre, los cuales normalmente al destruirse producen bilirrubinas.

¿Cuáles son las consideraciones necesarias para determinar que la ictericia de mi bebé corresponde a la ictericia normal?

La ictericia fisiológica o normal nunca aparece antes de las primeras 24 horas de vida y dura máximo 2 semanas.

El bebé debe estar completamente sano lo que significa que debe estar activo, alimentándose bien (ojalá con leche materna exclusiva), orinando frecuentemente, realizando deposición al menos una vez al día de color verde o amarillo, no debe presentar vomito, ni tener fiebre.

Solo podrá ser el médico quien con el examen físico y la historia clínica defina si la ictericia es normal o anormal y si se requiere tomar exámenes de laboratorio para determinar los niveles séricos de bilirrubinas.

En caso de requerir toma de laboratorios, en el resultado solo podrá estar elevada la bilirrubina indirecta y el resultado se correlacionará con la edad del paciente y sus antecedentes para definir si se requiere algún tratamiento adicional.

¿En qué casos debemos estar más atentos a la aparición de la ictericia?

Hay varios factores de riesgo para presentar ictericia:

– Si el bebé nació prematuro o de bajo peso.

– Si el bebé tiene un grupo de sangre o de Rh diferente al de su mamá.

– Si la mamá tuvo antecedente de infecciones durante el embarazo o el parto.

– Si la mamá tuvo diabetes gestacional o pre-eclampsia.

– Si la mamá tuvo sangrados durante el embarazo o el parto.

– Si alguno de los hijos previos tuvo ictericia que requirió tratamiento.

– Si el bebé presenta hematomas en alguna parte de su cuerpo.

– Si el bebé pierde peso en forma importante en la primera semana de vida.

– Si el bebé no quiere comer bien o si vomita frecuentemente.

– Si las deposiciones del bebé son pálidas o blancas.

– Si el bebé orina poco.

– Si el bebé presenta cualquier hallazgo que le preocupe a la familia.

En todos los casos anteriores la familia debe consultar inmediatamente al médico para que se haga la valoración adecuada.

¿Cuáles son las recomendaciones generales para el manejo de la ictericia?

– Siempre consulte a su médico para que sea él quien determine si la ictericia es normal ‘fisiológica’ o anormal, o si se requiere tomar algún examen al bebé.

– Nunca suministre medicamentos o aguas naturales al bebé para el manejo de la ictericia ya que pueden producir efectos tóxicos.

– Exponer al bebé a la luz del día, en forma indirecta, o sea a través del cristal de la ventana, completamente desnudo, por tiempos cortos de máximo de 10 minutos, tanto en la mañana como en la tarde. Se debe evitar la luz del medio día, debido a su intensidad

La exposición a la luz del día ayuda a disminuir el color amarillo y también ayuda al depósito adecuado de vitamina D.

En caso de requerir tratamiento, ¿cuál es el manejo que recibirá mi bebé?

El tratamiento depende de la causa, pero cuando la ictericia es por bilirrubinas indirectas séricas muy altas requiere tratamiento con Fototerapia, que consiste en exponer al bebé completamente desnudo, durante algunos días, a una luz especial que le permite metabolizar y desechar más rápidamente la bilirrubina, evitando que estas se acumulen en su organismo y vayan a producir efectos tóxicos.

Ante cualquier inquietud recuerde siempre consultar con su médico.

Escrito por: Dra. Martha Jaramillo

Coordinadora de la unidad de recién nacidos – Fundación Valle del Lili.