support_agent
phone_in_talk Llamanos
phone Te llamamos
mail_outline Servicio al usuario
fact_check Especialidades

Qué es la alimentación complementaria en bebés

Autores: Rafael Milanés Romero – Gastroenterólogo pediátrico | Verónica Botero Osorio – Gastroenteróloga pediátrica | Diana Quimbayo Wilches – Gastroenteróloga pediátrica.

Una adecuada nutrición durante los dos primeros años de vida es fundamental para lograr que los niños alcancen todo su potencial en crecimiento, salud y desarrollo.

Hasta los 6 meses los lactantes reciben todos los nutrientes necesarios a través de la leche materna, pero después de ese periodo la lactancia ya no es suficiente para cumplir con los requisitos nutricionales de los bebés y por tanto se necesitan otros alimentos y líquidos.

Este periodo de transición se denomina “alimentacióncomplementaria” y comprende el tiempo que trascurre entre los 4 y los 23 meses de edad. Después de esta edad los niños deben estar completamente integrado a la dieta familiar.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la alimentación complementaria como “el acto de recibir alimentos sólidos o líquidos (excepto medicamentos en gotas y jarabes) diferentes a la leche materna.
 
Una adecuada nutrición durante este periodo va a tener impacto en la salud a corto plazo y disminuye el riesgo de contraer enfermedades infecciosas como la diarrea.A mediano y largo plazo mejora la capacidad de trabajo y rendimiento intelectual durante la adolescencia y adultez. También brinda un efecto positivo sobre la programación metabólica temprana, relacionada a enfermedades crónicas del adulto, como son las enfermedades cerebrales y cardiovasculares, diabetes tipo 2 y la obesidad.
 
Muchas de las cosas que nosotros necesitamos pueden esperar, los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando, a él nosotros no podemos contestarle mañana, su nombre es hoy.

Gabriela Mistral.

 
Otra meta importante de la alimentación complementaria es la de lograr en el bebé una tolerancia oral a alérgenos alimentarios. Se han eliminado las recomendaciones internacionales de principios de la década del 2000, para retrasar la introducción de posibles alérgenos alimentarios después del primer año de vida en lactantes propensos a alergia, ya que la evidencia emergente ha demostrado que este enfoque no es efectivo para su prevención, y en realidad podría aumentar el riesgo de alergia alimentaria.
 
El inicio y la progresión de diferentes grupos de alimentos, favorece la masticación y deglución, permite que el niño conozca y acepte los nuevos sabores, las diferentes consistencias y texturas, contribuyendo al desarrollo sensorial oral y corporal, así como al desarrollo psicosocial del niño.
 
Crear hábitos de alimentación y establecer una buena conducta alimentaria son otros de los objetivos. Se debe estimular el consumo de frutas al natural, verduras, leguminosas, cereales integrales y evitar la ingesta de productos procesados con alto contenido en grasas, sodio y azúcares.La alimentación complementaria también cumple una función promotora de hábitos y normas, en el cual los niños aprenden a compartir un espacio en familia, con horarios establecidos y tiempos de comidas.
 
 
Recomendaciones de alimentación
  • Se debe continuar la lactancia materna hasta los 2 años y paralelamente empezar la introducción de alimentos sólidos.
  • Se puede iniciar la alimentación complementaria desde los 4 a los 6 meses de edad. No antes ni después. El momento debe ser
  • valorado en cada niño en conjunto con su pediatra.
  • Se puede iniciar la alimentación complementaria con cualquier grupo de alimentos: carnes o leguminosas, cereales, frutas, verduras. Tratar de escoger alimentos con un buen aporte de hierro, como carnes rojas, vísceras, huevo, leguminosas.
  • Evitar retrasar la introducción de alimentos con potencial alergénico como huevo, pescado, maní, trigo o camarones.
  • Se puede iniciar con dos tiempos de comidas, por ejemplo, desayuno-almuerzo o almuerzo- cena.
  • Se debe permitir que el niño se autoalimente con las manos, que juegue y explore los alimentos.
  • Se puede empezar con alimentos en textura macerada, pero progresivamente ofrecer alimentos en pedazos más grandes.
  • El lactante no debe ser obligado, premiado ni castigado; este tipo de estrategias alteran la percepción de la saciedad y se han relacionado con problemas de la conducta alimentaria, aumentan el riesgo de sobrepeso. También pueden inducir conductas selectivas y aversión alimentaria.
  • Recordar que el cuidador establece las pautas de alimentación: cuándo (define horarios), dónde (define lugares para comer en familia) y que tipo de alimentos consume (alimentación saludable); el lactante solo decide qué cantidad de esos alimentos va a ingerir, según su propia percepción de saciedad.
  • No se deben tener distractores durante las horas de la alimentación como televisor, celular, juguetes, amenazas, premios, castigos
  • Las manos del cuidador y del niño deben ser lavadas antes de suministrar los alimentos.
  • Debe evitarse el empleo de teteros, preferir el uso de vasos y tazas con el fin de evitar infecciones.
  • El niño debe tener sus propios utensilios (cuchara, vaso, plato).
  • Se debe verificar que la temperatura de los alimentos sea la indicada para evitar accidentes. Los alimentos deben ser consumidos lo más rápidamente posible, no más de 2 horas después de preparados.
  • Las dietas vegetarianas o veganas no se recomiendan en menores de 6 meses y para lactantes mayores deben estar  siempre bajo la orientación de un especialista en nutrición infantil, por el riesgo de deficiencia de vitamina B12, anemia o muerte. Se debe garantizar un adecuado aporte de vitamina B12, calcio, hierro, zinc, folatos, DHA y proteínas. Las madres lactantes vegetarianas deben lograr un consumo de nutrientes adecuados, principalmente los enunciados anteriormente, tanto durante el embarazo como durante la lactancia, mediante alimentos fortificados o suplementos.

No podemos olvidar que la alimentación complementaria exige dedicación, tiempo, amor y paciencia.Nuestros especialistas en Gastroenterólogia pediátrica están listos para atenderte.


Descargar este artículo:

Solicite su cita con nuestros especialistas Aquí