support_agent
phone_in_talk Llamanos
phone Te llamamos
mail_outline Servicio al usuario
fact_check Especialidades

La música y los niños


La música reúne muchos beneficios para los niños cuando forma parte de su crecimiento.

La iniciación musical infantil en pequeños de edad preescolares representa un estímulo muy importante en su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz.

La música es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. ¿Qué sucede en nuestros hijos cuando se acercan a ella desde un lugar lúdico y distendido? El niño empieza a expresarse de manera diferente y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, y ampliar su mundo de relaciones.

¡Papis, son incontables los beneficios de la música en los niños!

Una melodía tiene el don de acercamos a las personas. Los pequeños aprenden a compartir y realizar una tarea en conjunto estableciendo una comunicación más armoniosa.

Algunos detalles:

  1. Ejercita la concentración: La música colabora en el desarrollo de la concentración, también mejora su capacidad de aprendizaje en matemáticas. La música es pura matemática. Facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas y potencia su memoria.
  2. Les brinda seguridad: La música es una herramienta que les acerca a los pequeños seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones. También se sienten inmersos en un clima de colaboración y respeto.
  3. Agiliza el aprendizaje: Es muy bueno que los niños hagan música en la etapa de la alfabetización ya que estimula el proceso de aprendizaje. La estructura de las canciones infantiles proponen que las sílabas sean rimadas y repetitivas, así nuestro hijos, acompañan estas canciones con gestos que realizan al cantar y entonces los niños mejoran su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. La alfabetización es más rápida.
  4. Expresión corporal: Con la música utilizan nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo. La expresión corporal del niño se ve más estimulada. A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas. Cuando aún es un bebé, puedes tumbarlo boca arriba y moverlo con alegría para que pueda bailar mientras que tú le cantas. También puedes cargarlo y abrazarlo en tu regazo entonando bellos ritmos infantiles.

Incorpora la música a los juegos cotidianos que tienes con tu bebé y podrás comprobar lo maravillosa que es la música en la vida de nuestros niños.

¡Inténtalo!