¡Llegó la hora de gatear!

Un nuevo desafío para tu bebé y para todos los integrantes de la familia: tu hijo puede explorar el hogar y ahora gatear sin reconocer límites en el espacio.

¡Es tiempo de saber qué precauciones tomar! Festejamos el desarrollo del pequeño que le ayuda a fortalecer todos sus músculos y huesos. También es un momento crucial en dónde nuestro bebé adquiere una importante independencia.

De pronto comenzarás a darte cuenta que en tu hogar hay zonas de peligro que antes no observabas de esta manera.

El primer paso es cambiar de lugar los adornos, proteger todos los enchufes bajos, correr los muebles pesados contra la pared, esconder o asegurar los cables sueltos y coloca barreras en las escaleras para que tu pequeño no pueda jugar en ellas.

Gatear ayuda al niño a controlar sus manos y pies, también desarrolla su equilibrio y lo fortalece.

Algunos bebés comienzan a gatear entre los siete u ocho meses, pero cada uno tiene sus tiempos. Consulta a tu pediatra.

¡Felicitaciones en esta nueva etapa!