¿Sabías que el calostro es la leche del recién nacido?

El calostro es  la primera leche materna, es espeso y de color amarillento o anaranjado, esto se debe  al alto contenido de betacarotenos que es un antioxidante. Es muy importante nutricionalmente para el bebé recién nacido porque es rico en  proteínas y sales minerales.

Tu pecho prepara esta leche para  alimentar al bebé durante los  primeros días de vida y gracias a su composición ofrece un refuerzo inmunológico (defensas) y facilita la digestión; pues se comporta como un laxante que ayuda a eliminar el meconio (primer popo del bebé), además es importante para el desarrollo del cerebro. La cantidad de calostro parece muy poca pero es suficiente para cubrir los requerimientos nutricionales del recién nacido.

Para estimular la producción del calostro se debe poner al pecho al bebé cuantas veces  lo pida  y se ve muy favorecido  con el contacto piel a piel, siempre que sea posible.

Beneficios

El calostro está ajustado a las necesidades específicas del recién nacido:

  • Ayuda a eliminar mas fácilmente el meconio (primeras deposiciones del bebé)
  • Facilita la reproducción del lactobacilos en el intestino del recién nacido (que colaboran en la absorción de proteínas)
  • Aporta antioxidantes y las quinonas,  necesarias para protegerlo del daño oxidativo y  la enfermedad hemorrágica.
  • Tiene inmunoglobulinas que cubren el revestimiento interior inmaduro del tracto digestivo, previniendo la adherencia de bacterias, virus, parásitos y otros patógenos.
  • Permite al recién nacido organizar progresivamente el proceso de alimentación y coordinación de la succión, deglución y la respiración.
  • Contiene  factores de crecimiento que estimulan la maduración de los sistemas propios del recién nacido.

Los riñones inmaduros del recién nacido no pueden manejar grandes cantidades  de líquido;  por lo tanto el volumen del calostro y  su concentración son adecuados a su inmadurez.