Lactancia materna, una decisión de amor

La lactancia materna es la mejor oportunidad que tiene la madre y el bebé para relacionarse, comunicarse y amarse; es una demostración de protección de la madre hacia ese nuevo ser.

La leche materna es sin duda el mejor alimento y el más adecuado para el niño que acaba de nacer, ya que ofrece todos los nutrientes que requiere el bebé, además de un gran número de beneficios especificados más adelante. Por otro lado, es la manera más económica, higiénica y eficiente de alimentar a un lactante.

¿Qué ventajas tiene la lactancia materna?

  • Es el alimento más completo en los primeros 6 meses de vida.
  • Protege a los bebés de las infecciones más frecuentes como las respiratorias y diarreas.
  • Los bebés tienen un mejor desarrollo cerebral, sensorial y neurológico.
  • Los niños amamantados por periodos largos, son más inteligentes que aquellos que no reciben leche materna.
  • Reduce el riesgo de muerte por enfermedades frecuentes.
  • Protege al bebé de enfermedades alérgicas como la dermatitis atópica y el asma.
  • Los bebés que se alimentan pegados al pecho, tienen un mejor desarrollo de la cavidad oral, favoreciendo más adelante la alimentación y el lenguaje.
  • La leche materna es muy bien tolerada, evitando así problemas de diarrea y constipación.
  • A largo plazo disminuye el riesgo de enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes tipo 2.

Pero no tiene solo beneficios para el bebé, pues la lactancia materna:

  • Contribuye a la salud y al bienestar de las madres.
  • Ayuda a la madre a recuperar su peso inicial.

Amamantar es un acto de amor y debe ser placentero, pero muchas veces las madres tienen un gran número de inquietudes, creencias y dudas que impiden hacer de la lactancia materna la mejor experiencia. A continuación, se resolverán las principales preguntas que surgen en relación con la lactancia, al igual que brindar prácticos consejos para hacer más fácil el proceso.

¿Cómo amamantar al bebé?

  1. Para tener un amamantamiento exitoso, lo primero y más importante, es buscar una posición cómoda en la que la madre se sienta relajada y segura.
  2. Al observar las primeras señales de hambre (se agita, se estira, se lleva la mano a la boca, mueve la cabeza buscando el pecho), se deberá ofrecer el seno.
  3. Ubicar al bebé frente al pecho, ojalá sin ropa, solo con el pañal, disponer estómago con estómago, estimular la boca del bebé con la punta del pezón, cuando abra bien la boca, se debe acercar y observar que abarque la mayor parte de la areola, asegurando que el mentón y barbilla queden pegados al pecho.
  4. Sostener el seno con la mano, haciendo una C, colocar el dedo pulgar (dedo gordo) por encima del seno y los 4 dedos restantes por debajo y mirar si hay signos de buen agarre.

¿Cuáles son los signos de un buen agarre?

  • La boca del bebé está totalmente abierta, como si bostezara.
  • Los labios del bebe están hacia fuera.
  • La barbilla o mentón del bebé toca con firmeza el pecho.
  • Él bebe succiona con fuerza, moviéndose desde la boca hasta la oreja.

Tener en cuenta:

Si hay dolor en el seno es porque el bebé no ha logrado un buen agarre del seno; el seno deberá entonces retirarse e introducirse nuevamente, y para retirarlo se debe introducir el dedo meñique en la comisura del labio, evitando dolor o fisuras.

Es importante que se ofrezca al bebe ambos senos hasta que se desocupen o se perciba que están más vacíos, así se evitarán problemas posteriores en los senos.

¿Qué posiciones hay para amamantar?

Existen diferentes posiciones efectivas para una adecuada lactancia materna, la mejor será con la que la madre se sienta más cómoda y a gusto.

1. Posición sentada o de cuna:

Se recuesta la espalda en una silla o el espaldar de la cama; sostener al bebé horizontalmente entre los brazos, que quede estómago con estómago, se sostiene la base y parte baja de la cabeza del bebé con el brazo; es posible apoyar los pies en un banquito.

2. Posición de fútbol:

Esta posición será muy útil en las madres que han tenido parto por cesárea, si se tienen senos grandes o para alimentar gemelos. Tomar al bebé bajo el brazo y sostener la cabeza al lado del cuerpo, sujetarlo bien y ofrecerle el seno, dejar los pies del bebé extendidos hacia la espalda. Se puede usar una almohada para apoyar su brazo.

3. Posición acostada de lado:

La madre acostada sobre una cama de medio lado, descansa la cabeza sobre la almohada, ubica al bebé frente a ella y se sujeta con el brazo lo más pegado posible al cuerpo. Cuando la cabeza del bebé éste en el seno, se usa el brazo para sostenerla.

¿Cada cuánto se debe alimentar al bebé?

Lo ideal es iniciar la lactancia materna a libre demanda, es decir cada vez que el bebé quiera, sin dejar pasar más de 3 horas sin alimentarlo durante los primeros meses de vida, posterior a este tiempo, se podrá ir espaciando.

¿Cómo sé si el bebé está comiendo lo suficiente?

El bebé debe ir subiendo de peso, orina la cantidad suficiente; en promedio 6 pañales al día mojados con orina clara. Las deposiciones, en promedio, son 4 al día durante el primer mes. También, se establece que es suficiente, cuando el bebé queda satisfecho y tranquilo, logrando dormir hasta la próxima toma.

Además, la madre sentirá que los pechos después de la toma del bebé, estarán más vacíos o menos hinchados, se puede sentir además, algunas contracciones uterinas los primeros días con cada toma, como acción de la oxitócica.

¿Qué hago con la leche que sobra?

La extracción manual es el método más recomendado para la extracción de la leche materna en aquellas que tienen una alta producción. Antes de extraer la leche, se debe lavar muy bien las manos y efectuar un suave masaje sobre el seno, así:

  • Se comienza apretando suavemente con la punta de los dedos la parte superior del pecho hacia la areola. Luego masajear el seno usando ambas manos.
  • Colocar la mano de tal forma que el pulgar quede unos centímetros arriba de la areola y el resto de los dedos, unos centímetros por debajo de la misma. Después ejercer presión alrededor del seno y luego de comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos, repetir estos movimientos rítmicamente para que la leche salga.
  • No se debe estirar, aplastar ni frotar el pecho; el proceso deberá ser muy cómodo.
  • Una sesión de extracción manual puede durar entre 20 y 30 minutos y se recomienda alternar los pechos cada 5 o 10 minutos.
  • También se pueden utilizar extractores manuales o eléctricos que reducen el tiempo de extracción.

¿Cómo se puede almacenar y conservar la leche materna que se extrae?

Se debe almacenar la leche en bolsas plásticas resellables y marcarlas con la fecha y hora de la extracción. Según la cantidad y el tiempo en que se vaya a usar, se recomienda:

  • Dejarla al exterior, fuera de la nevera, para gastarla en menos de 4 horas.
  • Refrigerarla dentro de la nevera (3-5ºC) para usarla máximo en 24 horas.
  • Congelarla (-3 a 5ºC), la cual podrá usarse dentro de los 15 días a 3 meses siguientes.

Para usar la leche refrigerada o congelada, se debe calentar a baño maría, es decir, en un recipiente con agua tibia, se introduce la bolsa con leche; nunca se debe poner la leche bajo el fuego directo, y es importante que el agua no cubra la totalidad de la bolsa. Recuerde: NO se debe utilizar microondas para calentarla.

Después de descongelarla y usarla, se debe desechar la leche que sobra, no se debe volver a refrigerar ni guardar.

¿Qué problemas se pueden presentar durante la lactancia?

Senos duros e hinchados:

Se sienten así cuando están cargados de mucha leche; la solución es amantar al bebé. Se puede realizar un masaje suavemente para extraer la leche y almacenarla, con esto se aliviará el dolor, se pueden utilizar también compresas de agua tibia.

Pezones agrietados

Puede ser muy doloroso y generar un poco de sangrado, esto es secundario a un mal agarre, por ello, se debe tener clara la técnica de amamantamiento para conseguir un agarre adecuado. Se debe continuar amamantando para evitar que los senos se congestionen y posteriormente, se genere mastitis.

Para aliviar el dolor, se pueden poner unas gotas de leche sobre la zona, compresas de agua fría y dejarlos secar al aire libre. Si los pezones están muy maltratados, se puede intentar con pezoneras o tetinas mientras sanan.

Mastitis

Es una infección bacteriana de los lóbulos del seno que se presenta por obstrucción recurrente o no solucionada, genera mucho dolor, enrojecimiento y calor en los senos, se presenta fiebre y malestar general y ocurre generalmente en los primeros días de la lactancia. Si se presentan estos síntomas, se debe consultar al médico de inmediato.

Se debe continuar con la extracción de leche para que no empeore el problema y se podrá amantar al bebé, ya que, en general, los antibióticos usados para el tratamiento de esta complicación, son compatibles con la lactancia, sin embargo, se debe validar con el médico tratante.

¿Qué hacer si no se produce suficiente leche?

Es importante recordar que los primeros 3 a 5 días, se produce una pequeña cantidad de leche de color amarillo conocida como calostro, que está diseñada para la adaptación del bebe a la vida extrauterina. Tiene propiedades inmunológicas, anti infecciosas, anti inflamatorias y protectoras fundamentales para el bebé.

Entre más se pegue al bebé, mayor será el estímulo para la producción de leche, se deberá revisar la técnica, efectuar una mejor estimulación del seno y garantizar una adecuada hidratación y alimentación sana de la madre, lo que favorecerá la generación de leche.

Se puede estimular la extracción de leche con un masaje a las células productoras y los conductos, empleando la siguiente técnica.

  • Comenzar el masaje en la parte superior del seno.
  • Oprimir firmemente hacia la caja torácica; se realiza un movimiento circular con los dedos en un mismo punto.
  • Después de unos cuantos segundos, se estimula otra parte del seno.
  • Se continúa en espiral alrededor del seno con masaje hasta la areola; movimiento similar al autoexamen mamario.

Existen también medidas para reducir la inhibición de la prolactina y favorecer la producción de la leche materna:

  • Relajarse y estar cómoda al momento de amamantar.
  • Mantener alojamiento conjunto con el bebé.
  • Evitar situaciones desagradables antes de la lactancia.
  • Exprimir un poco de leche, estimulando suavemente el pezón.
  • Masaje suave en la espalda, en particular a los lados de la columna.

¿Qué son los brotes de crecimiento?

Son etapas del crecimiento en las cuales el bebé necesita aumentar la producción de leche. En estos casos, el bebé puede tornarse irritable y parecer no estar satisfecho con la producción de leche, lo cual puede generar mucha angustia en las madres si no tienen conocimiento de lo que sucede, lo que lleva en muchas ocasiones, de forma errónea, a complementar la alimentación con leche de fórmula.

Pueden ocurrir en diferentes edades; generalmente, el primer brote ocurre alrededor de los días 17-20 de vida, durante el cual se evidencia que el bebé empieza a querer alimentarse de manera continua, no quiere soltar el pecho o puede llegar a comer cada 30 minutos, llora desesperadamente si no tiene el pecho y puede incluso tener eventos de regurgitación. El suceso puede repetirse alrededor de las 6 semanas de vida, donde cambia el sabor de la leche, convirtiéndola en más salada, lo que puede hacer que algunos bebés generen un leve rechazo hacia el líquido.

Alrededor de los 3 meses de vida, se genera el brote de crecimiento más significativo, durante el cual el bebé no quiere amamantar tan seguido, lo que puede confundir a la madre, haciéndola pensar que no desea alimentarse. Además, el pecho ya no tiene tanta leche almacenada, sino que se genera a partir del estímulo de succión, ocasionando que el bebé se enfade, llore y se desenganche constantemente.

Mamá, lo más importante es saber que las brotes o crisis de crecimiento existen y que son necesarios para aumentar la cantidad de leche materna que se produce. Probablemente, durarán alrededor de 2 a 3 días, así que solo hay que tener paciencia y continuar con la lactancia materna, una decisión de amor.

1Aristizabal-Henao, Carolina. 2Ordóñez-Viáfara, Adriana Marcela

1Residente de Pediatría-Universidad ICESI.

2Pediatra-Fundación Valle del Lili. Docente de Pediatría-Universidad ICESI