Dos juegos para divertirnos con nuestro bebé

Nuestros pequeños aprenden mientras juegan y así descubren el mundo que los rodea. Sin duda, uno de los momentos más agradables para nosotros como padres es presenciar la alegría de nuestros niños al sorprenderse. Aquí compartiremos dos juegos para entretener a nuestros bebés.

Dentro de la caja: desde el momento en que nuestros pequeños comienzan a desplazarse, un mundo de posibilidades se abre frente a sus ojos. El niño está listo para aprender sobre los espacios a su alrededor e investigar todo lo que encuentre en su camino. En este momento una gran caja de cartón puede ser una fuente infinita de sorpresas.

La caja puede desarrollar conceptos como el “adentro” y “afuera” que poco a poco comienzan a formar parte de su lenguaje. También, proporciona un escondite secreto perfecto mientras acrecienta sus habilidades motoras. Este simple juego ayuda a nuestros pequeños a relacionarse con los espacios y las distancias.

Algunas ideas para hacer más entretenida esta aventura: coloque un manta suave y algunos juguetes favoritos dentro de la caja. Siente a su bebé allí y deje que él mismo explore el espacio interior. Otra buena idea, es abrir una ventana en uno de los lados para crear una “casa de juegos” donde el pequeño pueda jugar al escondite con nosotros.

¿A dónde se fue?: Su bebé todavía se deleita con la sorpresa de encontrar algo escondido. Ahora que está mejorando el manejo de los objetos, disfrutará todo tipo de nuevas búsquedas y juegos. Un pequeño pelotero y unos objetos coloridos para esconder dentro pueden proporcionar diversión sin límite.

Con este juego los niños desarrollan el sentido de la permanencia de un objeto incorporando el concepto de que aún existen elementos fuera de su vista. Dentro del pelotero muestre a su bebé un objeto de colores brillantes, como un muñeco o un dinosaurio de plástico. Cuanto más brillante, mejor, ya que le será más fácil encontrar.

Asegúrate de que tu pequeño te esté mirando, luego entierra el juguete. Con una mirada perpleja en su cara, diga, “¿A dónde se fue el dinosaurio?” Luego, ayude a su bebé a encontrarlo y una vez que se familiarice con la búsqueda lo encontrará sin ayuda.